Cómo cocinar remolachas (4 métodos fáciles)

por

Aprende a cocinar remolachas con cuatro métodos fáciles como al vapor, hervidas y dos formas de asarlas. Se pueden crear platos saludables utilizando este increíble ingrediente y voy a cubrir las técnicas básicas para maximizar el sabor.

remolacha roja y dorada fresca

No siempre me gustó la remolacha hasta que aprendí a cocinarla bien. Mi primera experiencia con esta hortaliza de raíz fue a partir de una lata, una experiencia increíblemente decepcionante. Cuando por fin probé por primera vez la remolacha fresca y bien preparada, ¡me di cuenta de que esta hortaliza de raíz es deliciosa!

Este ingrediente terroso y dulce es único en el sentido de que casi toda la remolacha, desde las raíces, los tallos y las hojas, es comestible. El bulbo de la raíz es el que más se consume, mientras que la remolacha roja y la remolacha dorada son las más fáciles de encontrar en el mercado.

Los beneficios nutricionales son extraordinarios, sobre todo por las vitaminas del grupo B, los minerales y la fibra que se encuentran en el bulbo. También están cargadas de nitratos, que ayudan a bajar la tensión arterial y aumentan el rendimiento de resistencia de los deportistas. ¡No olvides comer las hojas verdes de la remolacha! Las hojas verdes oscuras tienen un alto contenido en calcio, vitaminas y hierro.

Cómo cocinar la remolacha

Ahora que sabes que las remolachas no sólo son sabrosas, sino también muy saludables, aprendamos a cocinarlas con esta guía paso a paso.

1) Hervir

hervir remolachas en agua

Hervir ablanda las remolachas sumergiendo la verdura en agua caliente y cocinándola hasta que esté tierna. Puedes observar que, en el caso de las remolachas rojas, el color se filtra en el líquido de cocción. Algunos métodos sugieren mantener al menos 5 cm del tallo intacto, y añadir vinagre al agua para evitar que esto ocurra.

Yo probé a hacer ambas cosas, y aunque no conseguí evitar del todo la filtración de color, ésta se redujo al mínimo. Cocer las remolachas con la piel es la forma más eficaz de reducir la pérdida de pigmento. Este método tarda unos 30 minutos, dependiendo del tamaño.

2) Al vapor

remolachas al vapor en olla

La cocción al vapor consiste en calentar el agua en un recipiente cerrado hasta que se convierte en vapor sobrecalentado. La alta temperatura de 100°C (212 °F) y la presión de la olla permiten que las remolachas se cuezan con facilidad utilizando la mínima cantidad de agua. Me gusta este método porque los nutrientes permanecen en la verdura y no se pierden en el agua.

No dejes que el agua toque la cesta de cocción al vapor porque quieres que el vapor pueda circular por debajo y alrededor de las remolachas mientras se cuecen. Las remolachas deben cocerse hasta que estén tiernas y la piel se desprenda fácilmente de la cáscara, unos 30 minutos dependiendo del tamaño.

3) Asado entero

asar remolachas enteras en papel de aluminio

El método del asado entero consiste en recubrir la piel de la remolacha con aceite de oliva, sal y pimienta, y luego envolverlas en bolsas de papel de aluminio. Esta técnica permite infusionar más sabores en la superficie y crea características de sabor más vibrantes.

Este método tarda entre 40 y 60 minutos a una temperatura alta de 204°C (400°F) y requiere más miradas y comprobaciones de las remolachas para comprobar si están hechas.

4) Cortar y asar

asar rodajas de remolacha en una sarten

Si buscas un método de asado más rápido que añada más sabor, lo mejor es pelar y cortar las remolachas en trozos de ½ a 3/4 de pulgada. Las altas temperaturas del horno a 204°C (400°F) favorecen el dorado de Maillard, creando sabores más profundos en cada rodaja.

Si vas a cocinar remolachas rojas y amarillas, como se muestra arriba, me gusta seccionar las verduras con papel de aluminio como separador en la bandeja del horno. Como las remolachas están peladas, la roja perderá parte de su jugo al cocerse; la partición con papel de aluminio evitará que las otras verduras se manchen. Este método tarda entre 25 y 30 minutos.

Truco de cocinero: Pelar las remolachas

pelar remolachas cocidas con los dedos

La razón por la que se deja la piel en las remolachas enteras es que así resulta más fácil pelarlas. Una vez que las remolachas estén cocidas al vapor, hervidas o asadas, y lo bastante frías para poder manipularlas, se puede quitar la piel con una toalla de papel.

Acunando la remolacha en una toalla de papel, se puede frotar suavemente la piel, reduciendo las manchas en manos y toallas. Si te manchas inevitablemente la tabla de cortar, frota la superficie con sal antes de lavarla para ayudar a eliminar el pigmento.

No desperdicies las hojas de remolacha

verduras de remolacha salteadas en la sarten

Las nutritivas hojas de remolacha suelen desecharse cuando deberían guardarse y comerse. Tienen un ligero amargor, parecido al de la col rizada o la berza. Estas abundantes hojas son perfectas para saltearlas con un poco de aceite y condimentos, ¡y convertirlas en una guarnición sana!

Ahora que conoces formas fáciles de preparar y cocinar la remolacha, ¡es hora de añadirla a una comida! No olvides que las remolachas crudas son crujientes y dulces, y también se pueden exprimir para obtener su zumo. Te gusten como te gusten, ¡se pueden disfrutar de muchas formas versátiles!

Más recetas con remolacha

remolacha roja y dorada fresca featured

Cómo cocinar remolachas (4 métodos fáciles)

Fresón Rebelde
Aprende a cocinar remolachas con cuatro métodos sencillos como cocerlas al vapor, hervirlas y asarlas. Se pueden crear platos saludables utilizando estas técnicas básicas para maximizar el sabor.
Tiempo de preparación 5 minutos
Tiempo de cocción 30 minutos
Tiempo total 35 minutos
Plato Acompañamiento
Cocina Americana
Raciones 8
Calorías 24 kcal

Ingredientes
  

Remolachas hervidas

  • 1 libra de remolachas de 2,5 a 3 pulgadas de tamaño
  • 8 tazas de agua
  • 1 cucharada de vinagre
  • 1 cucharadita de sal kosher

Remolachas al vapor

  • 1 libra de remolachas de 2 5 a 3 pulgadas de tamaño

Remolachas enteras asadas

  • 1 libra de remolachas de 2,5 a 3 pulgadas de tamaño
  • Aceite de oliva el necesario para rociar
  • Sal gorda la necesaria para sazonar
  • Pimienta negra según necesites para sazonar

Rodajas de remolacha asada

  • 1 libra de remolachas de 2,5 a 3 pulgadas de tamaño
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva
  • ½ cucharadita de sal kosher
  • ¼ de cucharadita de pimienta negra

Elaboración paso a paso
 

Remolachas hervidas

  • Recorta la parte superior de las remolachas, dejando unos 5 cm de tallo. Lava y seca las remolachas.
  • En una olla grande, añade agua, vinagre y sal. Añade las remolachas, lleva el agua a ebullición y luego redúcela a fuego lento.
  • Cuécelas hasta que estén tiernas, unos 30 minutos. Pélalas una vez frías.

Remolachas al vapor

  • Recorta la parte superior de las remolachas. Lava las remolachas, quítales la suciedad y sécalas bien.
  • Añade agua suficiente al fondo de una olla para que no suba por encima de la cesta de cocción al vapor. Añade la cesta y las remolachas a la olla. Tapa y cocina a fuego fuerte, el agua debe estar humeando.
  • Cuece al vapor hasta que las remolachas estén tiernas como un tenedor, unos 30 minutos. Deja enfriar las remolachas y pélalas. Si lo deseas, también puedes pelar las remolachas antes de cocerlas al vapor.

Remolachas enteras asadas

  • Coloca la rejilla del horno en la posición central. Precalienta el horno a 400°F. Recorta la parte superior de las remolachas, dejando 1/2 pulgada del tallo. Lava y restriega la suciedad de las remolachas y sécalas bien.
  • Coloca las remolachas en un trozo de papel de aluminio lo suficientemente grande como para hacer una bolsa. Rocíalas con suficiente aceite de oliva para cubrirlas y espolvoréalas con sal y pimienta. Envuelve bien las remolachas en el papel de aluminio y colócalas en una bandeja.
  • Ásalas hasta que estén tiernas al pincharlas con un tenedor, entre 40 y 60 minutos; el tiempo variará según el tamaño de las remolachas. Comprueba cada 20 minutos si están tiernas. Deja enfriar las remolachas y pélalas.

Remolachas asadas en rodajas

  • Coloca la rejilla del horno en la posición central. Precalienta el horno a 400°F.
  • Lava y pela las remolachas. Córtalas en gajos de ½ a 3/4 de pulgada de grosor.
  • En un bol mediano, mezcla las remolachas, el aceite de oliva, la sal y la pimienta. Colócalas en una bandeja forrada con papel de aluminio. Ásalas hasta que estén tiernas al pincharlas con un tenedor, de 25 a 30 minutos.
Keyword Cómo cocinar remolachas
 | Web

Hola, soy Ana, un apasionado/a de la cocina y el arte de crear platos extraordinarios. En Freson Rebelde, comparto mi amor por la comida, explorando sabores audaces y fusionando ingredientes de manera innovadora. Sígueme en esta emocionante aventura culinaria y descubre cómo despertar tu lado más rebelde en la cocina. ¡Prepárate para disfrutar de deliciosas experiencias gastronómicas! 🍽️🍓 https://fresonrebelde.top/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Freson Rebelde.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.